Informe de inteligencia sobre la cancelación de deuda del BID para América Latina
OPINE AQUÍ >>
Fuente: Eurodad
Gail Hurley
Sab 01 Abr 2006

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) celebra su Reunión Anual de la Asamblea de Gobernadores durante esta semana. Uno de los temas más urgentes tendrá que ver con la cancelación de deuda de los cinco países latinoamericanos más pobres. Se trata de una cuestión de justicia y equidad que al menos Bolivia, Guyana, Honduras, Nicaragua más Haití, considerados altamente endeudados, reciban el mismo tratamiento que sus pares africanos.

Actualización: Justicia para América Latina

Reunión Anual del Banco Interamericano de Desarrollo en Belo Horizonte, del 3 al 5 de abril

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) celebra su Reunión Anual de la Asamblea de Gobernadores durante esta semana. Tal como lo informó extensamente Eurodad con anticipación, uno de los temas más urgentes tendrá que ver con la “extensión” de la Iniciativa para el Alivio de la Deuda Multilateral a la institución: en efecto, se trata simplemente de una cuestión de justicia y equidad que al menos cinco de los países más pobres de América Latina considerados altamente endeudados (Bolivia, Guyana, Honduras, Nicaragua más Haití) reciban el mismo tratamiento que sus pares africanos.

El BID es una institución extremadamente sólida que no carece de los recursos necesarios para dar un paso fundamental hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio por parte de sus miembros menos desarrollados. Por el contrario, su vigor en materia financiera (el capital del Banco asciende a US$ 101.000 millones) es tal que se podría llevar a cabo una cancelación sin por ello hacer peligrar su calificación crediticia y en consecuencia sin llegar a ser perjudicial para las necesidades e intereses de sus principales prestatarios (y accionistas) como Argentina, Brasil, México o Venezuela.

En efecto, en este caso en particular es importante prestar atención al hecho de que los principales actores no son los “sospechosos de siempre (del G7)”, sino países latinoamericanos de mediano ingreso, necesitados de fondos y con sus propias limitaciones presupuestarias de carácter extremadamente vinculante así como problemas relacionados con la pobreza. Sin embargo, la investigación realizada por Eurodad ha demostrado que el ingreso neto del BID ha rondado de forma consistente la marca de los US$1.000 millones, y las reservas relacionadas con el capital ordinario (CO) han aumentado de US$8.000 millones en el año 2000 a más de US$14.000 millones en el 2004. También cabe destacar que desde sus comienzos no se ha registrado ninguna condonación en la cartera soberana del CO. Además, el BID, tal como sucede con otros bancos de desarrollo multilaterales como el Banco Mundial, tiene autoridad para modificar los términos crediticios. La cancelación de deuda se encuentra, por lo tanto, prevista y resulta completamente consistente con el Convenio Constitutivo del BID. La cantidad que debe ser condonada a los 4 países HIPC latinoamericanos más Haití en el transcurso de los próximos 40 años asciende a aproximadamente US$7.000 millones.

En este sentido, la sociedad civil global debería mantener la presión sobre los encargados de tomar decisiones en el BID para lograr obtener esta cancelación tan necesaria. Actualmente se encuentra sobre la mesa una propuesta del gobierno de Estados Unidos, aunque algunos países HIPC temen que los planes presentados por Estados Unidos apunten a reducir su acceso a préstamos concesionarios del BID en el futuro. Por ejemplo, de acuerdo con las propuestas actuales, el FOE dejaría básicamente de existir como ventana de préstamos en condiciones concesionales del BID. En su lugar, los recursos del CO y el FOE se fusionarían. Bajo el nuevo fondo “fusionado”, Bolivia, Guyana y Honduras recibirían un elemento de donación del 25% y Nicaragua del 45%. Esto en comparación con un elemento de donación del 43% de los actuales préstamos del FOE. El empobrecido Haití tendría derecho a donaciones del 100% pero el volumen disminuiría significativamente de los US$80 millones que recibe actualmente en préstamos a US$50 millones en donaciones por año hasta el año 2009.

En un memo obtenido por Eurodad, cierto número de Directores Ejecutivos (DE) europeos del BID perfilan su posición en relación a la propuesta de Estados Unidos. En general, se muestran muy positivos acerca de la necesidad de esta cancelación que debería ser recibida con beneplácito. Sin embargo, los mecanismos aún continúan por definirse y consideran que sería “contraproducente” acordar esta cancelación de deuda sin llegar a un “consenso sobre las cuestiones financieras y de política más relevantes”. Con esto se refieren fundamentalmente al acalorado tema respecto a la compensación nula del FOE. De conformidad con el acuerdo de cancelación de deuda del G8, los donantes prometieron reintegrar a la AIF los ingresos perdidos. De acuerdo con las propuestas actuales del BID, el FOE no sería recompensado por los préstamos que habrá de cancelar. Los europeos parecen estar tratando de resolver el tema de hasta dónde deberían esforzarse por asegurar que la capacidad del FOE no se viera reducida en el largo plazo a causa de esta cancelación contra los beneficios inmediatos que esta cancelación de deuda habrá indudablemente de proporcionar. Finalmente, los europeos son accionistas menores con solo un 11 por ciento en total y son los países latinoamericanos HIPC como los países miembros de mediano ingreso los que deben tomar estas decisiones cruciales – y no los Estados Unidos ni los europeos. No obstante, esta cancelación debe tener lugar: al menos eso ha sido establecido claramente. Pero aún queda por verse hasta dónde los miembros del BID habrán de resolver los detalles y la adopción de una decisión que en el mes de abril en Belo Horizonte parece improbable.

Sin embargo, debería enviarse una señal de cautela en lo que refiere a esta cancelación. Ya se pueden advertir algunos elementos preocupantes deslizándose sigilosamente. En el mismo memo, los Directores Ejecutivos europeos ya se encuentran hablando de la posible vinculación de condicionalidades a cualquier acuerdo. Se preguntan si cualquier alivio debería administrarse por adelantado o a través de un enfoque en fases para garantizar que los recursos sean “utilizados productivamente”. Una vez más, Eurodad afirmaría que estos países ya han pasado por extensos y significativos procesos de reforma de acuerdo con la Iniciativa HIPC y que esto debería ser suficiente para asegurar una cancelación de deuda de forma irrevocable y por adelantado.

Nota: Este artículo fue publicado en el boletín Debt-Watch de Eurodad.

Imprimir imprimir   Enviar enviar   corregir 
OPINE AQUÍ >>


Información de Choike
Informes especiales
Cumbre del G8 2005
En 2005, el Reino Unido obtuvo la presidencia del Grupo de los 8. El primer ministro Tony Blair había declarado que esta Cumbre que se realizó en Julio de 2005 en Gleneagles, Escocia, se enfocaría en Africa y en el cambio climático...
Tratados de libre comercio - TLC
Por medio de diversos mecanismos se han impuesto los procesos de privatización, globalización y desregulación de la economía.
Instituciones Financieras Internacionales
Blancos de fuertes críticas por el impacto social de sus políticas, las IFIs se ven enfrentadas a la necesidad de realizar profundas reformas.
Deuda externa
La deuda externa es uno de los principales obstáculos para el desarrollo.
Objetivos de Desarrollo del Milenio - ODM
¿Un mundo sin hambre ni desigualdad para el 2015?
Organización Mundial del Comercio - OMC
¿El comercio al servicio de la gente, o viceversa? Para el movimiento antiglobalización, la OMC hace la diferencia.

 


  Monitor de IFIs en América Latina
This area of Choike is possible thanks to the Mott Foundation
Choike es una iniciativa del Instituto del Tercer Mundo
www.choike.org | Contacto | Teléfono / Fax: +598 (2) 902-0490 | 18 de julio 1077/902, Montevideo URUGUAY